Go to Top

SOLETILLAS

Hoy preparamos un clásico entre los clásicos. Los bizcochos de soletillas. Sencillos y rápidos. El clásico bizcocho ligero, como de espuma.

Los bizcochos de soletilla son una especie de galletas dulces, secas, ligeras, muy esponjosas, alargadas y con los extremos redondeados, con forma de dedo, que por su consistencia seca permite absorber facilmente los liquidos sin deformarse. Según las distintas zonas o paises de origen, reciben distintos nombres, así aparecen como “Lady Fingers” en Inglaterra, “Bizcochos Saboyano” o “Savoiardi” en Italia, “Melindros” en Cataluña…..

Fueron inventados a finales del  siglo XV en la corte del Duque de Saboya, y fueron creados con ocasión de la visita del rey de Francia, de ahí su nombre Savoiardi.

 

Este bizcocho puede considerarse un básico de la repostería tradicional, que nos permite no solo degustarlo tal cual con un café o un chocolate, sino que sirve de ingrediente en multitud de preparaciones, como es el caso del típico tiramisu, que espero traeros pronto.
Las soletillas se preparan sin grasa y con una proporción de 30 gr. de harina de repostería y 25 gr. de azúcar por huevo utilizado.

 

Son rápidas y sencillas de preparar, así que vamos sin mas con la receta.

 

INGREDIENTES (Para 24 soletillas de 8 cm aprox).

  • 3 huevos a temperatura ambiente.
  • 90 gr. de harina de repostería.
  • 75 gr. de azúcar normal.
  • 1 pizca de sal.
  • Azúcar glass para espolvorear.

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo.

 

Separamos las yemas de las claras con los huevos en frío y esperamos a que alcancen temperatura ambiente para usarlas.

 

Montamos las claras con una pizca de sal con la KA, o con la batidora de mano y las varillas. Como ya sabéis, el bowl tiene que estar bien limpio y seco, sin resto alguno de grasa o agua para que tengamos éxito con el montaje de las claras.

 

Comenzamos montando a velocidad media-baja y según veamos que van espumando vamos incrementando paulatinamente la velocidad, así conseguimos que las burbujas de aire sean mas pequeñas y por tanto mas estables.

 

Cuando tengamos las claras a medio montar, añadimospoco a poco el azúcar, con el motor en marcha.

 

Incrementamos la velocidad, y seguimos montando hasta que al dar la vuelta al bowl veamos que nuestras claras no se mueven y no se caen. Podremos también comprobarlo al extraer las varillas del bowl, ya que veremos que se forman picos semi-caídos. En este caso no precisamos que el merengue sea duro, al revés, si las montamos en demasía luego será mas difícil incorporar el resto de ingredientes de forma homogénea.

 

Listo nuestro merengue, batimos un poco a mano las yemas y las incorporamos a las claras montadas. Las mezclamos suavemente con movimientos envolventes ayudados de una espátula, para que no se nos baje la preparación.

 

Tamizamos la harina sobre esta mezcla de huevos y la incorporamos de la misma manera, con una espátula y con movimientos envolventes hasta obtener una masa homogénea y sin grumos.

 

Llevamos a una manga pastelera con boquilla redonda lisa de unos 2 cm.

 

Sobre la bandeja del horno provista de papel de horno o silpat, vamos depositando bastoncillos de masa de unos 8 cm. Es conveniente que el papel esté bien sujeto y que no se nos mueva al depositar las soletillas. Un poco de masa en las esquinas ayudará a fijarlo.

 

A la hora de depositar la masa en la bandeja y dar forma a las soletillas, es conveniente apoyar ligeramente la boquilla para que  nos salgan algo achatadas.

 

Para darles la misma largura a todas, yo sigo las instrucciones de Su, y sobre el silpat o papel de hornear, ayudada de una regla y un poco de harina, marco unas lineas separadas entre si 8 cm. De esta forma cuando deposito la masa sobre la bandeja, tengo ya mis guías y todas me vienen a salir del mismo tamaño. Un truco sencillo y un autentico acierto.

 

Listas nuestras soletillas y justo antes de introducirlas en el horno, las espolvoreamos de azúcar glass ayudados de un colador. No tengais miedo y no escatimeis el azúcar.

 

Llevamos a horno precalentado y en unos 10-12 minutos las tendremos listas. Deben estar blanditas, esponjosas pero ligeramente doradas.

 

Según salen, ayudados de una espátula, pues al no tener grasa tienden a pegarse ligeramente al papel o silpat, las retiramos de la bandeja y las llevamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.

 

Para mi gusto no son las galletas de mi vida, como siempre os he dicho me gustan mas las preparaciones menos secas y con mantequilla, como los sobaos, los financiers, las galletas de mantequilla…… pero os aseguro que dan mucho juego en la cocina para otras preparaciones mas complejas, y se hacen en un abrir y cerrar de ojos.

 

Consejos:

– Siempre es mucho mas fácil separar las claras de las yemas con el huevo en frío, que a temperatura ambiente. Pero tanto las claras como las yemas una vez separadas las debemos tener una rato a temperatura ambiente para que se puedan usar. La temperatura ambiente es la ideal de uso.

 

– Se ha de usar harina de repostería, que incorpora maicena, es mas conveniente para obtener esta textura. La harina de repostería contiene una cantidad de proteína menor y en consecuencia con ella se obtiene un bizcocho mucho mas ligero que con la harina común. Su uso marca diferencias en bizcochos de este tipo.Si no tenéis a mano harina de repostería, es tan fácil como en una cup de harina común, retirar 2 Tbsp y sustituirlas por maicena. El resultado que obtengáis será similar a la harina de repostería.

 

– Las soletillas se conservan en lata hermética, pero como son caseras tienden a humedecerse fácilmente y es mas conveniente consumirlas en un corto espacio de tiempo.Disfrutad del domingo.

 

VIRGINIA

Comparte:

Share on Google+

16 Responses to "SOLETILLAS"

  • Gourmenderies
    24 junio, 2012 - 7:41 am Reply

    ¿Sabes que siempre he pensado que eran dificiles de hacer?
    Y por lo que veo estaba equivocada!!!

    Es uno de los dulces preferidos de mi padre, así que ya no tengo excusa para hacerlos!

    Besos guapa!

  • isabel gondra
    24 junio, 2012 - 7:46 am Reply

    Me encantan! siempre me recordarán a los que me compraba mi madre en Arrese cuando estaba enferma (deben de ser muy sanos).Los pienso hacer.

  • Paula Enredadera
    24 junio, 2012 - 8:03 am Reply

    Mira que son fáciles, y hace tiempo que las tengo pendientes, pero al final nunca encuentro la ocasión 😉 Aunque casi todas las recetas son similares y llevan una proporción como la que comentas, quería probar la del libro de Pierre Hermé.
    Pero al final, cuando hago un tiramisú o algo similar, voy con prisas y tiro de supermercado.
    Ahora, viendo las tuyas, me muero de envidia. A ver si me animo pronto 😉
    Un beso!!

  • Núria
    24 junio, 2012 - 8:57 am Reply

    Hoy he comido…me llevo tu receta se ven muy ricos…besos

  • teresa
    24 junio, 2012 - 9:00 am Reply

    Voy a hacer las delicias de mi familia!!! Gracias.

  • Teresa
    24 junio, 2012 - 11:23 am Reply

    Que buenos Virginia, creo que es la primera vez que veo la receta!! Esta me la guardo en preferidos, que será una receta de fondo de despensa!!
    Besitosss

  • Marga
    24 junio, 2012 - 11:26 am Reply

    Virginia me encanta la delicadeza de tus olores en la presentación. La receta fantástica y súper bien explicada. Yo las utilizo mucho en postres gracias. Las haré bss

  • Maite (Mai)
    24 junio, 2012 - 2:52 pm Reply

    Son maravillosa esas soletillas.. y qué recuerdos, verdad? creo que no hay infancia en España sin las soletillas de por medio. Por lo menos a partir de cierta edad que mi hijo mayor seguro que no tiene ni idea, él es de la generación de las galletas príncipe:-) Maravillosas, de veras,
    BEsos

  • ONEGA
    24 junio, 2012 - 6:45 pm Reply

    Te han salido unas soletillas preciosas, muy bonitas fotos y la explicación inmejorable. A mí me gusta hacerlas de vez en cuando y sobre todo como parte de otros postres… ya estoy deseando ver tu tiramisú.
    besos

  • Kako
    24 junio, 2012 - 8:58 pm Reply

    Adoro las soletillas!
    Te quedaron perfectas!
    Bss.

  • Miss Migas
    24 junio, 2012 - 11:57 pm Reply

    En casa las soletillas nos apasionan, bien mojaditas en un colacao nadie puede no rendirse a sus pies! Aunque claro, ahora estamos en Santander.. y si nos ponen un sobao del Macho delante… creo que haríamos estragos jejeje
    Besotes

  • Loladealmeria
    25 junio, 2012 - 5:38 am Reply

    Virginia, que recuerdos ¡¡¡ me los compraba mi madre, yo se los he comprado a mis sobrinos y luego a mis hijos.
    Milindres les decimos por el Sur. ¡¡¡ que ricos ¡¡¡ tanto que me boya animar con la receta. No tengo nietos pero es igual para mi que voy p’abajo, jaaaaa
    Me has alegrado la mañana.. Unas fotos excelentes.
    Buen dia. Saludos desde Almeria.

    • VIRGINIA
      25 junio, 2012 - 5:56 am Reply

      Cuanto me alegro Lola¡¡¡¡

      He visto que os ha gustado mucho esta entrada a casi todas. Es que ¿qué tendrán las soletillas verdad?

      Bss

  • Inés
    27 junio, 2012 - 9:59 am Reply

    Gracias Virginia!! Es que es verdad que a veces estas recetas básicas nos van de maravilla a las que no tenemos ni idea de cocina, así poco a poco hacemos “fonde de armario”!!

    Besos.

    I.

  • TIRAMISÚ DE CEREZAS | Sweet And Sour
    11 junio, 2015 - 12:43 pm Reply

    […] bizcochos de la base, podéis usar los adquiridos en el super o preparar vosotros mismos vuestras soletillas caseras. Para mi gusto están mas ricas estas, pero me sobraban unos bizcochos de otra preparación […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − Nueve =